Unete a Me Encanta el Chocolate:

12 cosas que todo Hombre debe hacer antes de Casarse

foto cortesía de pixabay.com 

El matrimonio es una de las etapas más maravillosas del ser humano, sin embargo en algunas ocasiones ha tenido mala fama sobre todo de parte de los caballeros. Será por miedo a dejar la soltería? Aunque sabemos que el matrimonio no es cosa de juego, tampoco hay que tener miedo. Por eso, antes de casarse hay cosas que todo hombre debe experimentar primero. Aquí te dejamos 12 sugerencias.

Ten noches de fiestas inolvidables: No dejes de ir a fiestas con tus amigos y disfrutar al mejor estilo, como en la película American Piedonde puedas bailar, conocer gente nueva, hacer tonterías de las cuales quizás te arrepientas pero que al mismo tiempo las recordarás con una gran sonrisa, como las mejores anécdotas de tu vida.


  


Ten un romance con una mujer mayor que tú: Aunque muchos no lo admitan y sea un tabú para varios, siempre ha sido una especie de fantasía para los hombres, estar al lado de una mujer mayor que tenga más experiencia que ellos y así aprender de ellas y de las cualidades que les puede ofrecer una veterana. Aprender nunca está de más y menos a la hora de amar.

Viaja todo lo que puedas y quieras: No es que casado no puedas viajar, o que sea malo viajar con tu pareja, pero este tipo de viajes que se pueden tener en la soltería van más allá de conocer, disfrutar y relajarse, son viajes de introspección que sirven para conocerse mejor así mismo, y querer Comerte el mundo  por un ratico, por mar, por tierra, por avión, por donde sea pero pasea. 

Vive solo o con un compañero: La autonomía es una experiencia extraordinaria, se totalmente libre e independiente. Crea tu propio espacio.   

Sufre aunque sea una vez del "Síndrome del corazón roto": Enamorarte y desilusionarte, seguido a sufrir por eso, es lo más normal del mundo, y un buen despecho es la emoción más intensa que pueda vivir un ser humano. De lo contrario estarás dejando de vivir las emociones intensas de la vida. Deja a alguien cuando creas que es necesario, y deja que te dejen cuando ya no te quieran. 

Derrocha en ti! Te lo mereces, pero al mismo tiempo pon en orden tus finanzas: En la soltería tienes la capacidad de gastar más en ti, pero también es buen momento para crear un plan de ahorros o una estrategia, inversión para hacer crecer tu capital y mejorar tus finanzas. Piensa en ti tanto para gastar y ahorrar. 

Sal con otras, ten otras parejas antes de casarte: Aunque no lo creas esta es una de las cosas más importantes, antes de conseguir o elegir a la persona correcta que pasara el resto de tu vida contigo, tienes que haber conocido bien a otras personas, este hecho hace que aprendas y que con el tiempo sepas cómo manejar mejor una relación y saber como te manejas tú en función a un relación. Entre otras cosas cuando te cases verás que no te perdiste de nada y que valió la pena, hasta encontrar a la correcta. 


 

Confronta tus miedos: Sea el miedo que sea, enfrenta es ahora o nunca, realiza cosas que siempre haz querido hacer. Antes de dar un paso tan importante como casarse junto a otra persona, es mucho más importante dar nuestros propios pasos como seres humanos y vencer los obstáculos.

Aprovecha y empieza a convertir tus metas profesionales en una realidad: Recuerda que cuando te cases, tu tiempo disponible y tus prioridades pueden cambiar. 

Explota al máximo tus hobbies o frustraciones artísticas con tus amigos: Es el momento perfecto para tener esa banda de rock o de cualquier otro género que siempre imaginaste con tus amigos, salir a pasear en moto estilo pandilleros, o ser el mejor en el club deportivo de tu cuadra. Drena toda esa energía, que ya te tocara otro tipo drenar otro tipo de energía. 

Dedica fines de semanas a tu niño interno: Pasa ese tiempo jugando todos los vídeos juegos que tengas y que quieras, ve tus series y películas preferidas, que algunas veces las mujeres no toleran. 

Vive la experiencia de tener una "amiga con derechos": Es normal vivir situaciones así, en la vida se dan muchas relaciones informales, las cuales no quieren decir que estén mal, simplemente son experiencias diferentes, e inolvidables que nos hacen sentirnos  vivos. 

Para casarse solo hacen faltan dos y las ganas de amarse, pero antes de eso hay que prepararse, y antes de lanzarse al agua no está mal aprender a nadar, para quedarse con un solo mar.  


Por: Luz Vanessa González Castro
Twitter: @luzgonzalez06 
Para: QueNoticiasMaslocas.com