Unete a Me Encanta el Chocolate:

HOMBRE con el que SALES Vs. HOMBRE con el que te CASAS.

foto cortesía de pixabay.com

Elegir a tu novio no es algo fácil, pero decidir quién será el hombre que te acompañara por el resto de tu vida, es una tarea doblemente difícil. Para hacerte la vida más fácil, te presentamos en qué se diferencia el hombre con el que sueles salir, del hombre con el que decides casarte.




Caso # 1:

Con el que sales.
Es una tormenta de emociones. Suele pasar de celoso a enojado o de estar deprimido a ser amoroso en menos de nada. Con él todo es emoción intensa, grandes peleas, pero también muy buenos momentos compartidos, generalmente acompañados de canciones alocadas y tequila.

Con el que te casas.
Ahora todo es más tranquilo, disminuye sus escenas de celo ya que a ese nivel ha puesto  su confianza en ti. No hay grandes discusiones, ya que han aprendido a entender el argumento del otro y tratan más de conciliar que de pelear. Y aunque tal vez no sean tan frecuentes como quisieras, también hay momentos de amor y locura.

Caso # 2:

Con el que sales.
Es quien el día de aniversario o en tu cumpleaños te regala un gran ramo de rosas y un súper oso de peluche que no entra por la puerta, el que te da regalos estrambóticos y siempre busca llenarte de obsequios. El que busca mostrarte su amor con lo que tiene o con lo que puede darte.

Con el que te casas.
Es el que puede que se le olvide su aniversario de bodas e incluso puede que no arme una súper fiesta en tu cumpleaños, pero es el que todos los días te prepara el café como tanto te gusta, el que te cuida cuando te enfermas, el que te enamora con detalles tan simples como tender la cama o doblar la ropa aunque a él no le guste.

Caso # 3:

Con el que sales.
Es el que te apena muchísimo que te vea sin ropa, con el que es difícil intimar  porque no sabes qué hacer durante o después. Es con el que te ríes con tus amigas de los ruidos que hace mientras duerme.

Con el que te casas.
Es con el que ya tienes la confianza como para dejar que te vea sin ropa. Es con el que el que la intimidad puede ser una situación difícil, pero al menos puedes hablarle abiertamente de eso sin temores ni prejuicios. Es con el que tienes anécdotas pero no se las dices a nadie más pues aprendiste que la relación también es complicidad.

Caso # 4:

Con el que sales.
Es precisamente el hombre con el que tus padres no te quieren ver, es el hombre extrovertido con cabello extraño y que te acompaña a las fiestas.

Con el que te casas.
Es aquel que aunque no sea la pareja soñada que tus padres imaginaron para ti, te hace feliz y busca siempre hacerte reír. Sin importar si aun sigue siendo un hombre extrovertido con cabello extraño, siempre busca lo mejor para ti.




Caso # 5:

Con el que sales.
Es ese hombre del que hablas con tu grupo de amigas, ese del que te quejas, te burlas pero es divertido tenerlo a tu lado.

Con el que te casas.
Es el hombre del que hablas con tu mamá, sigue siendo ese del que te quejas, te burlas, pero también del que hablas sobre lo mucho que te sorprende y lo amable que es, a quien visualizas en tus planes y sabes que tenerlo a tu lado es grandioso.

Caso # 6:

Con el que sales.
Para salir te arreglas como si fueses a la entrega de los Oscar’s porque quieres que siempre te vea linda, impecablemente maquillada, con tus mejores tacones y el vestido nuevo para que salga la selfie perfecta. Siempre quieres impresionarlo, que se sienta orgulloso de tenerte y que pueda presumirte ante los demás.

Con el que te casas.
No importa si te arreglas mucho o simplemente no te maquillas porque para él te sigues viendo hermosa con tacones o en pantuflas, con tu mejor vestido o tu pantalón desteñido, a esa altura ya has tomado conciencia de ti misma, de lo que eres y de lo que vales.

Caso # 7:

Con el que sales.
Se conocieron en alguna fiesta y te llamó la atención porque para ti era el más guapo, tiene buen sentido del humor o baila muy bien. Comparten tontos intereses como el gusto un color, una serie de TV una banda de música. Cuando planean sus viajes incluyen a sus amigos.

Con el que te casas.
Puede que ya ni recuerdes dónde lo conociste, pudo ser en cualquier lado, total ya eso no importa mucho. Te gusta por la combinación de todo lo que es como persona y por lo que te hace sentir cuando estas con él. Seguramente ya no comparten muchos intereses juntos, pero sí coinciden en ideas de cómo debe ser la vida, sobre la familia y lo que desean para sus hijos. Planean sus viajes sin incluir a terceros.

Ahora ya sabes que el hombre con el que sales y el hombre con el que te casas pueden parecer similares, pero realmente son completamente diferentes, lo importante es que con la persona que estés ahora te puedas visualizar en un futuro tal y como te lo mostramos.

Por:Yulianmy Segovia
Twitter: @vanepiter
Para QueNoticiasMaslocas.com