Unete a Me Encanta el Chocolate:

Lo que de verdad atrae a las mujeres de los hombres




Hemos comentado más de una vez que los móviles y motivos del deseo femenino son inescrutables y, aunque sería lógico pensar que es complicado saber qué hace atractivo a un hombre de cara al sexo opuesto, la ciencia parece resumirlo en pocos y simples puntos. Aunque hay una mala noticia: la mayoría de ellos dependen de la genética y poco se puede hacer para adquirirlos.

¿Qué es lo que más atrae a las mujeres? ¿Por qué a veces les gusta un desaliñado Johnny Depp y otras veces prefieren a un impecable George Clooney? ¿Qué es lo que realmente les hace fijarse en un hombre? ¿La ropa? ¿La actitud? ¿La conversación? ¿La mirada?




Por complejo que suene, parece que la cosa es mucho más sencilla y, según recopila un vídeo publicado en Business Insider, es tan sólo una serie de determinados rasgos físicos lo que hace que una mujer se fije en un hombre. El vídeo, editado por Matt Johnston, dice haberse fijado en diferentes estudios científicos para respaldar su teoría acerca de cuáles son los rasgos y las virtudes que hacen a un hombre atractivo.

Es interesante pensar, a ese respecto, lo poco que ha cambiado el canon de belleza masculino en comparación con el femenino. Si pensamos en la diferencia que hay entre una saludable Venus de Milo, las rollizasGracias de Rubens y cualquier flaco icono de belleza actual, no podemos sino sucumbir ante la evidencia de que el modelo de belleza impuesto a las mujeres a lo largo de los siglos ha variado extremadamente (y valgan los tres ejemplos como una mera simplificación de una evolución mucho más compleja). Sin embargo, no parece haber tanta diferencia en el caso de los hombres, pues desde la Antigüedad y el Renacimiento hasta nuestros días se los ha deseado musculosos, simétricos y armónicos.

¿Cuáles son, pues, los rasgos clave para que un hombre resulte atractivo, según los estudios más recientes?

1. La simetría


Parece que los minuciosos estudios renacentistas acerca de la geometría y la proporción áurea para dar con el canon de belleza no iban desencaminados: una cara y un cuerpo simétricos hacen parecer a los hombres más atractivos de cara a las mujeres ya que, al parecer, es éste signo de buena salud y de genes de calidad.
 

2. Una voz grave


Según concuerdan la mayoría de las mujeres, una voz profunda y grave no sólo resulta más sexy, sino que además es más fácil de recordar y, en todos los sentidos, más atractiva y varonil que un tono agudo.

3. La mandíbula

Los biólogos evolucionistas han afirmado en numerosas ocasiones que las mujeres se sienten más atraídas por las mandíbulas grandes y anchas, signo de una salud reproductiva sólida. Tanto la mandíbula prominente como la voz grave parecen ser, además, atributos asociados a las características que tradicionalmente se han tenido por más varoniles o masculinas.



4. Los ojos

Al margen de la importancia de la mirada, la propia fisonomía de los ojos parece jugar también un papel fundamental (en esto fallaban las esculturas romanas). El anillo limbal es el círculo oscuro que rodea el iris. Pues bien, cuando éste se presenta más negro y delineado, más atractivo resulta. Está relacionado también con una buena salud y una genética insuperable.

5. La altura

A las mujeres les gustan los hombres altos de espalda proporcionada y, sobre todo, les gustan los hombres más altos que ellas. Según cuenta el vídeo deBusiness Insider, en 2000 se realizó un estudio que concluía que los hombres que tenían descendencia eran 2, 54 centímetros más altos que aquellos que no habían traído niños al mundo.





Cuestión de actitud

Al margen de estas características, sin duda garantes de una cierta armonía visual y un atractivo físico más o menos notable, no hay que olvidar que la expresión del rostro, la armonía de los gestos y la manera de andar y de moverse son también fundamentales a la hora de resultar más o menos atractivos.

Tampoco debemos ignorar el hecho de que son muchos los modelos de belleza que podemos admirar. Poco tienen que ver el rudo atractivo de Clint Eastwood con el magnetismo rubio de Leonardo DiCaprio, y no hay duda de que ambos gozan (o han gozado) de un público femenino fiel y entusiasta, que ha valorado sus encantos muy positivamente.
 elconfidencial.com