Unete a Me Encanta el Chocolate:

Las 10 mentiras de los hombres casados.


Las mentiras más socorridas de los hombres casados, son:

1- Me estoy divorciando: Es la más usada. No debe creerse nunca hasta que el hombre no entregue la sentencia de divorcio certificada y publicada en un diario de circulación nacional.

2-No la he dejado por mis hijos: El chantaje paternal, que utilizan para ganar tiempo y terminar de seducir a su objetivo.

3-Ya somos como dos hermanos: No tenemos intimidad desde hace años. La rutina nos ha hermanado. Es como para morirse de la risa.

4-No la he dejado porque tiene problemas cardíacos: Utilizar como excusa esta y cualquier otra enfermedad es común, al punto de desahuciar a la mujer si es posible, y que obviamente no la deja por lástima, ganando puntos pareciendo tener buenos sentimientos. Que samaritano.




5-No nos hemos dejado porque tenemos negocios juntos:  Alegando que la única vinculación es ya empresarial.

6-Yo duermo en el cuarto de los muchachos: Refiriéndose a sus hijos.

7-La estrategia de la claridad total: "Yo adoro a mi mujer, no me pienso divorciar nunca, y no te ofrezco absolutamente nada". Esta postura impresiona a la potencial amante; que dice"Pero que honesto es...a mí me gustan las cosas claras,  le daré la oportunidad. Se la merece."



8-Mi esposa ha perdido el interés por mí  y yo la amo: Yo lo soporto con paciencia, pero necesito un respiro. Lo que harías por mí sería un acto de humanidad. Fingiendo ser la víctima total de este cuento.

9-Para mí, estar con mi esposa es  ya como cepillarme los dientes: Rutinario, aburrido, no siento nada. Voy suicidarme si no encuentro la verdadera pasión en  alguien como tú.

10-Mi mujer es una mujer de mente abierta: Ella me dice que no importa lo que haga en la calle. Que ella solo tiene que ver conmigo de la puerta de la casa hacia dentro. Ella dice que"Puedo comer o cenar en la calle...pero que el postre es de ella". Es una pareja moderna.

Como dice un dicho: Desde que las excusas se inventaron, todo el mundo quedo excusado. Recuerden que pese a ello, las mentiras tienen las patas cortas, al final todo se sale a la luz, y de mentiroso lo único que no es corto y si sale es la nariz de pinocho que le aparecen a algunos hombres, larga e imposible de ocultar como la verdad.